Polenta Frita

  • Polenta Frita

  • Polenta al Horno

  • Polenta con Carne

  • Polenta con Queso

  • Polenta Thermomix


  • "Polenta Frita"

    Polenta Frita





    La polenta es un plato tradicional de la cocina italiana, que se puede servir de muchas formas, siendo una de las más conocidas la polenta frita. Aquí te detallamos como prepararla en casa paso a paso.

    Ingredientes:

    - 250 gramos de polenta instantánea
    - 500 ml de leche entera
    - Una cucharada de mantequilla
    - Pimienta negra molida
    - Nuez moscada
    - Aceite de oliva virgen

    


    Preparación:

    Para hacer esta polenta frita vamos a emplear polenta instantánea, también conocida como polenta pronta o polenta precocida, cuya ventaja es que es la más rápida de preparar. Si vas a emplear polenta normal, tendrás que cocerla durante más tiempo, pero por lo demás la preparación de la receta es similar. Siempre es aconsejable cocinar la polenta tal y como indique el fabricante en el paquete, aunque suele ser una preparación similar, cociendo la misma el tiempo indicado en agua, leche o caldo.

    En nuestro caso vamos a poner a calentar la leche en una cacerola de tamaño adecuado, con una cucharada de mantequilla, y cuando comience a hervir retiramos la cacerola del fuego y agregamos la polenta instantánea, un poco de pimienta negra molida y nuez moscada, y sin dejar de remover esperamos a que la misma absorba toda la leche y quede bien hecha. Nos debe quedar la polenta formando una masa muy espesa, lo que no va a tardar mucho tiempo en conseguirse.

    Una vez tenemos la polenta bien cocida vamos a echar la misma sobre una fuente o bandeja, que habremos engrasado con un poco de aceite o mantequilla su base y paredes, para que así no se pegue la polenta cuando se seque. Debemos dejar bien estirada la masa y que quede con un grosor de un centímetro o centímetro y medio más o menos, el ideal para poder freír bien la polenta más tarde. Cuando lo hayamos hecho, metemos nuestra fuente o bandeja en el frigorífico para que se enfríe y se cuaje bien.


    Tras dejarla reposar bien para que se endurezca la polenta, cuando vayamos a preparar ya el plato, la sacamos de la nevera y vamos a desmoldarla sobre una base plana. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite de oliva virgen, y mientras se calienta vamos cortando la polenta en forma de bastones finos y alargados, que iremos friendo en el aceite bien caliente, hasta que queden bien dorados y crujientes. Vamos dejando la polenta frita sobre papel absorbente para escurrir el aceite sobrante, y servimos en caliente para comerla, pudiéndola acompañar de alguna salsa que nos guste.